municipalidad

Historia

Haciendo un poco de historia

La comuna fue parte del territorio Aónikenk o Tehuelche. La presencia de este grupo originario se encuentra registrada hace 11.000 años atrás y en el caso del Parque Nacional Torres del Paine existen dataciones de alrededor de 3.500 años de antigüedad.

Esta cultura de cazadores recolectores terrestres se caracterizó por su nomadismo, recorriendo el territorio entre el rio Santa Cruz y el estrecho de Magallanes, en grupos familiares pequeños, buscando satisfacer La presencia de este grupo originario se encuentra sus necesidades alimentarias, de habitabilidad y/o placer.  Se reunían con sus pares en época de ceremonias o acontecimientos particulares y tenían una cosmovisión basada en la Interpretación de la naturaleza y sus fenómenos. Sin embargo, este pueblo comenzó a desaparecer debido a la llegada de colonizadores que fueron modificando sus costumbres y estilo de vida.

En lo que actualmente comprende al territorio de la provincia de última Esperanza, llegaron en 1557 los primeros colonizadores españoles, entre estos Juan Ladrilleros quien fue enviado por el gobierno de Chile en busca del estrecho de Magallanes. Posteriormente, a finales del siglo XIX, liderado por ingleses y alemanes, se inicia el auge de la Industria ganadera en todo Magallanes, creándose la Sociedad Explotadora Tierra del Fuego*.

Donde hoy en día 5e emplaza la comuna de Torres del Paine, esta sociedad se instaló a inicios del siglo XX, la que – en su momento – fue la empresa ganadera más grande del mundo y llegó a tener 2 millones de hectáreas. En esta zona se inicia el proceso de colonización, creando la Sección última Esperanza, que estuvo a cargo del ovejero inglés T. Burbury y cuya casa de administración se instala primeramente en la actual estancia El Kark y luego se traslada a Estancia Cerro Castillo, donde hoy es posible apreciar dicha edificación. Desde la década de 1920, la Sociedad debió devolver progresivamente los terrenos fiscales que tenía en arriendo.  En 1937, el gobierno de Arturo Alessandri (1868—1950) decretó la ”Ley de Tierras de Magallanes”, que  exigió  a las sociedades  ganaderas  devolver una porción de sus terrenos y entregarlos a la subdivisión.

Esta situación se agudizó en 1957, cuando el presidente Carlos Ibáñez del Campo (1877—1960) decidió no renovar los contratos de arrendamiento que le quedaban a la Sociedad.

Finalmente, este proceso culminó en 1973 con la disolución de la Sociedad Explotadora Tierra del Fuego, luego de que sus tierras fueran expropiadas en el marco de la Reforma Agraria^ y entregadas a nuevos propietarios.

La trayectoria histórica del territorio perdura hasta la actualidad, principalmente lo referente al surgimiento de las estancias ganaderas, ya que continúa siendo la actividad económica primordial para la comuna, la cual condiciona una dimensión no solo productiva sino también cultural, que conforma la identidad local y el modo de vida de sus habitantes.

De la organización y estructura laboral de las estancias ganaderas se desprende el estilo de vida y los distintos oficios permanentes del campo patagónico como campañista, peones de estancias, ovejeros, puesteros, arrieros, amansadores, alambradores, y oficios temporales vinculados con las comparsas de esquila; capataz, esquiladores, velloneros, escoberos, prenseros, entre otros’. Las huellas de esta historia y organización laboral aún están vigentes en el territorio comunal.

Compártelo
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Diseño web por Rocket Media